Escribo esto después escuchar a la presidenta sobre las nuevas medidas para contener el virus, y después de pensar un poco la situación. Lógicamente, cerraremos la sala, aplazamos las funciones que estaban programadas, los proyectos como el cásting en el que buscábamos una pareja de bailarines, el ciclo Conversaciones bajo el foco, la reposición del espectáculo Orient Estrés, … todo.

Entiendo que la situación es difícil, y elijo hacer lo que haga falta en beneficio del bien común. En el caso de la pandemia elijo dejarme llevar por los profesionales de la salud. Ellos saben de lo que hablan. Elijo estar de lado de las personas que han perdido a familiares, del lado de los que están luchando en primera línea, con bata y mascarilla para contener al virus.

Y sí, también estoy cansado. Hastiado, diría yo. Pero no quiero dejarme llevar por el desánimo. Seguiremos trabajando, puertas adentro, para que, dentro de un mes, cuando pase la urgencia, volváis a la sala y volvamos a reírnos, a emocionarnos, a divertirnos y a disfrutar del teatro.

¡Nos vemos en Sala Negra!
(dentro de un mes)