El 10 de septiembre de 2001, con una hija a punto de nacer, Silvia y yo comenzamos esta maravillosa aventura que se llama Dinámica Teatral. 

El proyecto comenzó como una empresa de actividades extraescolares, especialmente de teatro. No tardamos ni un año en ampliar nuestros servicios a escuela de teatro, a ludotecas y a servicios a colegios. 

Dinámica Teatral es la forma en la que decidimos vivir. Gracias a este maravilloso proyecto ha vivido 20 años una familia, la que también teníamos Silvia y yo. Y antes de la pandemia unos 52 trabajadores, repartidos en diferentes actividades en colegios y pueblos de La Rioja y alrededores. 

Muchas cosas han pasado desde aquel 2001 convulso. Han pasado muchos alumnos y alumnas, muchas personas, a algunas les tengo especial cariño. 

Hemos hecho lo posible para trabajar con honestidad, con legalidad e intentando ganarnos la vida haciendo lo que nos gusta.

Todo el tiempo nos hemos centrado en hacer el trabajo con humanidad y desde el punto pedagógico y amoroso que Silvia impregnó a la empresa. Mi aportación, durante muchos años en la sombra, ha sido organizar, dar forma y mantener la viabilidad económica del proyecto.

Dinámica Teatral desde aquel entonces ha crecido, hoy es una empresa que tiene una sala de teatro con programación estable, una escuela de teatro con nuevos retos, hemos pasado por momentos difíciles y aunque me gustaría que estuviésemos en otra posición, la valoración es positiva.

Es cierto que todo se puede mejorar, y en esa tarea estamos, en renovación constante. Este año con nueva dirección en la escuela de teatro, en breve con nueva web, con nuevos retos en la sala y adaptándonos a la situación de la pandemia en los colegios.

Sólo tenemos para ofrecer un trabajo honesto. En eso estamos.

¡Seguimos!

Alejandro Ramonda Contreras